Goya arriba Goya abajo, ganadores 2017

Resultado de imagen de goya 2017

 

Mejor películaResultado de imagen de tarde para la ira

Un monstruo viene a verme

El hombre de las mil caras

Tarde para la ira

Julieta

Que Dios nos perdone

Mejor direcciónResultado de imagen de un monstruo viene a verme

Pedro Almodóvar, Julieta

Alberto Rodríguez, El hombre de las mil caras

J.A. Bayona, un monstruo viene a verme

Rodrigo Sorogoyen, Que Dios nos perdone

Mejor actor protagonistaImagen relacionada

Eduard Fernández, El hombre de las mil caras

Antonio de la Torre, Tarde para la ira

Roberto Álamo, Que Dios nos perdone

Luis Callejo, Tarde para la ira

Actriz protagonistaResultado de imagen de julieta

Emma Suárez, Julieta

Penélope Cruz, La reina de España

Carmen Machi, La puerta abierta

Bárbara Lennie, María y los demás

 

Actor de repartoResultado de imagen de tarde para la ira

Karra Elejade, 100 metros

Manolo Solo, Tarde para la ira

Javier Gutiérrez, El Olivo

Javier Pereira, Que Dios nos perdone

Actriz de reparto

Resultado de imagen de la próxima piel

Emma Suárez, por La próxima piel.

Sigourney Weaver, Un monstruo viene a verme

Candela Peña, Kiki, el Amor se hace

Tarele Pávez, La puerta abierta

Actor revelaciónResultado de imagen de el hombre de las mil caras

Ricardo Gómez, 1898. Los últimos de Filipinas

Carlos Santos, El hombre de las mil caras

Rodrigo de la Serna, Cien años de perdón

Raúl Jiménez, Tarde para la ira

Actriz revelaciónResultado de imagen de el olivo

Ana Castillo, El Olivo

Silvia Pérez Cruz, Cerca de tu casa

Ruth Díaz, Tarde para la ira

Belén Cuesta, Kiki, el amor se hace

Dirección Novel Resultado de imagen de tarde para la ira

Nely Reguera, María (y los demás)

Raúl Arévalo, Tarde para la ira

Marc Crehuet, El rey tuerto

Salvador Calvo, 1898, los últimos de Filipinas

Guion originalResultado de imagen de tarde para la ira

Jorge Guerricaechevarría,  Cien años de perdón

Paul Laverty, El Olivo

Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, Que dios nos perdone

David Pulido y Raúl Arévalo, Tarde para la ira

Guion adaptadoResultado de imagen de el hombre de las mil caras

Pedro Almodóvar, Julieta

Fernando Pérez y Paco León, Kiki el amor se hace

Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, El hombre de las mil caras

Patrick Ness, Un monstruo viene a verme

Música original

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme

Julio de la Rosa, El hombre de las mil caras

Pascal Gaigne, El olivo

Alberto Iglesias, Julieta

Fernando Velázquez, Un monstruo viene a verme

Película europeaResultado de imagen de elle goya

Michael GrandageEl editor de libros

László Nemes, El hijo de Saúl

Paul Verhoeven, Elle

Yo, Daniel Blake

Película iberoamericanaResultado de imagen de el ciudadano ilustre

Ana, Colombia

Desde allá, Venezuela

El ciudadano ilustre, Argentina

Las elegidas, México

Dirección de producciónResultado de imagen de un monstruo viene a verme

Carlos Bernases, 1898. Los últimos de Filipinas

Manuela Ocón, El hombre de las mil caras

Pilar Robla, La reina de España

Sandra Hermida Muñiz, Un monstruo viene a verme

Montaje

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme

Jose M. G. Moyano, El de las mil caras

Alberto del campo y Fernando Franco, Que dios nos perdone

Ángel Zoido, Tarde para la ira

Bernat Vilaplana y Jaume Martí, Un monstruo viene a verme.

Diseño de vestuarioResultado de imagen de los últimos de filipinas

Paola Torres, 1898. Los últimos de Filipinas.

Lola Huete, La reina de España

Cristina Rodríguez, No culpes al Karma de lo que te pasa por gilipollas

Alberto Valcárcel, Cristina Rodríguez, Tarde para la ira

Sonido

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme

Milu Cabrer, Alicia López, Pedro Rodríguez “Pedrati”, 1898. Los últimos de Filipinas

Daniel de Zayas, César Molina, José Antonio Manovel, El hombre de las mil caras

Nacho Royo-Villanova, Sergio Testón, Ozzy

Peter Glossop, Oriol Tarragó, Marc Orts, Un monstruo viene a verme

Película de animaciónResultado de imagen de psiconautas, los niños olvidados

Ozzy

Psiconautas: los niños olvidados

Teresa y Tim

Película documentaResultado de imagen de Guillermo García López fragil equilibriol

2016: nacido en Siria

Frágil equilibrio

Omega

El bosco, el jardín de los sueños

Canción originalResultado de imagen de cerca de tu casa goya

“Descubriendo India”, de Bollywood Made in Spain

“Ai ai ai”, de Cerca de tu casa

“Muerte”, de Frágil equilibrio

“Kiki”, de Kiki, el amor se hace

Dirección de fotografía

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme

Álex Catalán, 1898. Los últimos de filipinas.

José Luis Alcaine, La reina de España

Arnau Valls Colomer, Tarde para la ira

Óscar Faura, Un monstruo viene a verme

Dirección artística

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme

 

Carlos Bodelón, 1898. Los últimos de Filipinas

Pepe Domínguez del Olmo, El hombre de las mil caras

Juan Pedro de Gaspar, La reina de España

Eugenio Caballero, Un monstruo viene a verme

Maquillaje y peluquería

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme

Milu Cabrer, Alicia López, Pedro Rodríguez “Pedrati”, 1898. Los últimos de Filipinas

Yolanda Piña, El hombre de las mil caras

Ana López-Puigcerver, Sergio Pérez Berbel, David Martí,  Julieta

Larese Langan, David Martí, Un monstruo viene a verme

Efectos especiales

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme

Pau Costa, Carlos Lozano, 1898. Los últimos de Filipinas

Raúl Romanillos, David Heras, Guernika

Reyes Abades, Eduardo DíazJulieta

Pau Costa, Félix Bergés, Un monstruo viene a verme

Cortometraje de animaciónResultado de imagen de decorado goya 2017

Darrel

Decorado

Made in Spain

Uka

Cortometraje de ficciónResultado de imagen de timecode goya

Bla, bla, bla

En la azotea

Graffiti

La invitación

Timecode, Juanjo Giménez Peña

Cortometraje documentalResultado de imagen de cabezas habladoras

Cabezas habladoras

Esperanza

Palabras de caramelo

The resurrección Club

Crítica: Múltiple

Resultado de imagen de múltiple shyamalan

Ni una ni dos, sino 23 personalidades es lo que propone Shyamalan para su personaje principal en Múltiple. Pues bien, esta podría ser también la propuesta para la película, que supone en sí misma una montaña rusa continua, (oscilando constantemente entre la genialidad y la autoparodia). Pero vayamos por partes.

El principal altibajo lo encontramos en el guion. El desarrollo de un personaje (perdón, más de una veintena) lleno de matices tanto en las expresiones como en los recovecos de sus personalidades. Un carácter humano que conduce al espectador de la risa hasta el miedo en cero coma.

Ahora bien, también consta de varios diálogos, principalmente entre secundarios e incluso extras, (véase la primera escena en la que conversan las secuestradas o el genial comentario del policía ante la llegada del monstruo) que, más que reforzar su carácter como personajes o la tensión de la situación, alcanzan la redundancia y terminan riéndose de su sombra.

Por otra parte, el modo de presentar la personalidad más peligrosa del protagonista también resulta  forzada, de manera que, al igual que sucede en los diálogos, termina por anular por completo la intensidad dramática.

Una fotografía especialmente cuidada, repleta de matices en el color y de texturas, así como una interpretación que resulta clave y que sostiene el desarrollo de la historia, (si bien también es cierto que el doblaje no alcanza el nivel de James McAvoy).

 

Crítica. Café Society

Resultado de imagenLa esperada entrega anual de Woody Allen ha llegado apostando por lo clásico bien hecho. Y, como siempre, lo clásico (bien hecho) es un triunfo. Quizás sea de lo mejor que el cineasta ha hecho en los últimos años, junto con Medianoche en París. Unos personajes bien trabajados y un guion que, pese a lo tradicional, es ágil. El tío Woody ha sabido hacer que lo difícil parezca fácil, dejando que la historia y su verdad desembocaran en una más que inspirada Café Society.

Pero veamos este conjunto punto por punto. Existen ciertos matices implícitos en las  acciones de los personajes que recuerdan al pesimismo y a la crítica a la naturaleza emocional del ser humano.

Una reflexión y también una  crítica a la frivolidad, ya no sólo de ese gremio tan especial que es el cinematográfico, sino de la sociedad en sí, así como de los individuos que la componen. ¿Qué es lo que lleva a una persona que aborrece lo superficial a convertirse en su propia antítesis? ¿Es la cobardía? ¿El masoquismo?  ¿El triunfo de la razón frente a las emociones? ¿O sólo la necesidad del ser humano de complicarse la existencia? Y así va planteando una cuestión detrás de otra, mientras que la vida de los personajes avanza en una especie de absurdo organizado cuyo final es inestable, inevitable y también agridulce.

Un pesimismo que, si bien no es una novedad en su filmografía, parece suavizado. Es decir, el autor parece haber madurado ese punto nihilista que siempre ha tenido hacia un carácter condescendiente. Los protagonistas se equivocan o no en sus decisiones y van más allá del happy end made in Hollywood... Pero en ningún momento están demonizados, al contrario, los presenta como víctimas de sí mismos… o quizás… ¿caeremos en el cliché de culpar a la sociedad?   ¿ha caído la película en ese cliché? y lo más importante… ¿lo hemos aceptado?

Cada uno es libre de sacar sus conclusiones al respecto, no obstante, me atrevería a afirmar que efectivamente, damos por válida esa crítica a la sociedad, porque perdonándoles nos perdonamos a nosotros mismos, por inocente que parezca.  También conserva el sentido del humor en lo relacionado con los temas de la mafia, dejando una sonrisa al espectador cada vez que aparece en pantalla, casi como un guiño a Coge el dinero y corre (expresión que, por cierto, aparece en la película). Así consigue el contrapunto, esa mezcla entre drama y comedia que tanto caracteriza su cine.

Respecto al reparto, una sorprendente Kristen Stewart junto a Jesse Eisenberg en el curioso papel de pseudowoody jovencito, tartamudeo incluido. La música, como siempre, elegante y acertada, con el tono necesario que requiere una película capaz de transmitir un mensaje tan profundo con un tono tan amable.

 

 

Crítica. Suicide Squad

De los creadores de: “madre de Dios, la que habéis liado con Batman vs. Superman”, llega, “¿por qué le hacéis esto a Suicide Squad?”.

Vale, a partir de aquí. El que quiera una película más de acción y superhéroes dando saltos, genial, sirve para pasar el rato, pero hasta ahí. Yo iba ya advertida, pero aún así no he podido evitar ir a ver lo nuevo de DC. Más allá de la libertad con la que el director haya querido llevar a cabo este producto, al final les ha pasado algo parecido a su última entrega. Han querido ser tantas cosas a la vez, contar tantas historias, que al final no han contado ninguna en condiciones.

Parece que sea una mezcla entre Los Vengadores y 12 en el patíbulo. Sí, al fin y al cabo un escuadrón suicida, ¿no? Quizás aquí entre ya más de lo que me toca en opinión, pero ¡qué demonios!, es mi blog.  Soy de la opinión de que se han precipitado con la producción de esta película en el famoso contraataque al cine de Marvel.

Falta mucha información de los personajes, por más que buena parte del metraje se dedique a presentarlo a través de fichas, como si fueran cromos intercambiables. Algo que, pese a que no me parece  mal, resulta demasiado extenso para lo que cuenta. Vale que DC no es Marvel, pero quizás no les habría venido mal esperar a hacer esta película.

En este punto me pregunto, ¿Por qué no una de Harley y el Joker?  ¿Por qué no hacer primero películas individuales? Y luego ya te tiras de cabeza a la piscina con Suicide Squad. El público se sentiría mucho más cercano a los protagonistas, no tendrías que alargarlo tantísimo en la presentación de cada uno y daría mucho más partido en la interacción de los personajes. No creo que les costara vender las entradas.

Más allá de esto, sobre lo de la oscuridad del universo DC vs el rollo colorido de los carteles y demás. Creo que es una buena mezcla, pero demasiado rebajada. Quiero decir, hazlo de colorines, me parece bien,personalmente me gusta esa estética, pero si quieres hacerla oscura, haz que los personajes hagan cosas oscuras. Nada da más mal rollo que algo que parece simpático a simple vista y hace maldades. Ese carácter siniestro atrae, y no poco. Es válido que expliques el drama del personaje, pero no lo bases exclusivamente en eso. Esto se nota mucho en Diablo. SPOILER, entiendo que tenga miedo a utilizar su poder después de acabar con su familia, pero entre tanto drama colectivo se rebaja. No me muestres directamente al Diablo que sostiene a su mujer muerta en brazos. Quiero ver primero a Diablo fuera de sí, destrozándolo todo. Quiero poder despreciarle igual que él se odia a sí mismo, porque eso me hace sentir empatía. En ese aspecto recuerda un poco a Hulk (salvando las distancias). Y no voy a decir que Marvel haya hecho un buen trabajo con este personaje, da mucho de sí y sin embargo no lo explotan todo lo que podrían. FIN DE SPOILER. 

Respecto a la interpretación, más allá de Harley y Deadshot, que lo clavan en varios momentos (sí, Will Smith sigue siendo Will Smith, pero oye, le queda bien el papel), le doy vueltas al Joker. Creo que necesitaría verla en versión original para saber hasta dónde ha llevado el personaje, porque lo que es el doblaje, me ha asustado más que lo que le han hecho al personaje, que ya es decir.

Acepto el cambio de imagen del Joker, me choca, pero lo entiendo. Lo que no me entra en la cabeza es su nuevo carácter. Es un Joker rebajado. El loco de los cómics es totalmente destructivo, le da absolutamente igual lo que le pueda pasar a Harley (a Harley y a cualquiera). En los cómics es prácticamente una relación de violencia de género. Y sin embargo a la película se le da la vuelta. Harley sigue siendo dependiente, pero también le hacen dependiente a él. Ahora bien, no suelo meterme en rollos de principios o no principios. Pero si el ejemplo que quieren dar a todas las niñas que quieren ser Harley Quinn es que pueden tirarse a un tanque de ácido pensando que su caballero andante las va a sacar, lo único que puedo sentir hacia eso es rechazo.

El Joker no se tiraría nunca a sacarla de ahí. Eso es lo sombrío. Se moriría de la risa mientras se ahoga o se le funden los huesos. Y le daría igual. No estoy diciendo que no se trate la relación enfermiza que tienen, de hecho, es un buen modo de denuncia. Lo que me parece demencial, con toda la concienciación que se está intentando hacer es que fomenten ese tipo de relaciones. Esa relación existe, sí, pero en esa película. Nada más.

En definitiva, si te quedas con la superficie y no le pides demasiado, parece que medianamente cumple (con sus lagunas en el guion y todo). Es un castillo de fuegos artificiales lleno de personajes increíbles que no han sabido explotar.

 

 

El trastorno bipolar made in Disney

Era una calurosa (pero fresquita en casa gracias al aire acondicionado) tarde de julio  y ante el desamparo de no saber qué hacer con nuestras vidas, mi hermana y yo decidimos ver uno de los grandes lanzamientos de la industria de la animación del año: Zootrópolis.

¿Alguien ha dicho humor inteligente? Sí, y puede que fuera Disney. Daremos gracias a que todavía que hagan cintas como Zootrópolis, que pese a su toque tradicional (que reduciremos a los animalitos antropomórficos) deja de lado ese proceso de infantilización que están sufriendo cada día más los niños con los dibujos animados (perdón, animación) (perdón de nuevo, no todos los contenidos audiovisuales que salen al mercado para niños son dibujos animados animación, jeje).

Siento decepcionar al personal, la entrada no va a ser una crítica a la cinta. Pero me viene muy bien como excusa para introducir el temita. Hace como un par de meses realicé un trabajo para la universidad relacionado con la evolución que había tenido el canal Disney Channel durante los últimos años. ¿Por qué parece que hay una gran parte del público de hace unos años (público que se crió viendo el canal) que tuerce el morro cuando ve la programación actual? ¿Es cierto que la programación de Disney Channel ha ido a peor? ¿O simplemente han cambiado los ojos que la miran?

Siempre hay parte de ambas cosas. No obstante, hace falta ser muy corto para no saber diferenciar entre un contenido infantil y otro infantilizado. Quiero decir, Disney continúa lanzando contenido de calidad a las salas cada año. Prueba de ello son Enredados o la propia Zootrópolis (sí, he hablado de Disney y de éxitos y no he dicho nada de Frozen, já!). ¿Por qué entonces el público está tan decepcionado con su canal?

Efectivamente, si recurrimos a la propia página web de la emisora podemos adivinar un cambio de la imagen corporativa que tuvo lugar hace relativamente poco (hará cosa de un año o dos, aproximadamente). El logo (o la mosca, como queráis llamarlo) había cambiado haciendo más énfasis a la clásica varita mágica (implícita en la i) y en la  propia firma.

Efectivamente, el cambio es grande. Ahora bien, todo se hace por algo. Y Disney, precisamente, no es una empresa que innove por innovar o que deje su imagen en manos del azar. Existen motivos detrás de que la empresa cambie su imagen. Ya no se trata de renovar, sino de volver al origen. El canal contaba antes con una mayor cantidad de clásicos, algo que ha sido sustituido progresivamente por las series teen.

Ahora bien, aquí queda el dilema. Disney es Disney. Y la reputación de Disney no tiene precisamente el listón bajo. Muchos recordamos con cariño series como Hotel, Dulce Hotel, Esta es Raven o Lizzie McGuire. También eran series teen (repasemos el concepto: se trata de series para niños sobre los diez años en adelante, aproximadamente. Es decir, es un producto para niños que entran en la adolescencia).

Este calificativo no conlleva una mala calidad. No me atrevería que alguna de esas series fuera mala, más allá del cariño que les tenga, creo que tenían planteamientos interesantes. De todos modos, entiendo que ahí se entra en la opinión de cada uno. Lo que sí es cierto, gustos aparte, es que no estaban tan sumamente infantilizadas como las que han lanzado los últimos años.

Ahora bien, si el propio Disney parece tener un comportamiento bipolar entre los productos lanzados al cine y los destinados a sus canales de televisión, también existe una dicotomía general en los contenidos de los canales infantiles.

Dejemos por un momento la franquicia. Pasemos ahora a otros canales, canales que tenemos todos al alcance, como puedan ser Boing o Clan. Si se observa con algo de detenimiento salta a la vista que existen dos corrientes principales.

La Idiotización

Tal cual. Una de ellas parece estar destinada a la idiotización. A la misma faceta infantiloide por la que ha apostado Disney en algunos de sus nuevos programas. Son exactamente el mismo público que puedan tener otros programas, pero les tratan como si tuvieran algún tipo de problema en la cabeza.

¿Lo peligroso de esto? A base de tratar a una persona como si fuera corta esta puede llegar a comportarse como si lo fuera. Peor. El  ver cómo sus personajes favoritos actúan o piensan de determinada manera puede causar un efecto de identificación en el niño. Ya no hablamos de que los imite, sino de que adquiera como propios algunos hábitos que de otro modo ni se plantearía.

Surrealismo

La otra línea. Y creo que la llamo surrealista por calificarla de alguna manera. ¿Alguien más ha alucinado en colores viendo Hora de Aventuras o sólo he sido yo? Parece que hay una línea que ha decidido romper con todo lo convencional pero como si les fuera la vida en ello. Y hay niveles, y niveles. Tengo que reconocer que me parece un planteamiento interesante, pero no termina de convencerme que esté dirigido a los niños. Una cosa es tratarlos de tontos, que ya es, y otra trastornarlos de verdad.

Quizás sí que es cierto que es un tipo de  dibujos animación que disfrutan también los mayores.

Volviendo al tema Disney, y al contenido de las salas. El gigante está haciendo genialidades. Tiene medios para hacerlas y tiene creativos que están consiguiendo hacer verdaderas joyas. ¿Por qué, entonces, esa tristeza de series? ¿De verdad es lo que está pidiendo la audiencia? ¿Es simplemente un fallo en su mundo perfecto de finales felices? Todas son preguntas factibles. El debate está servido.

 

¡¡Woody vuelve!!

Este mes de agosto llega su entrega anual. Tan criticada por unos como esperada por otros. Y es que imaginar un año en el que Woody Allen no lance una nueva película a las salas es complicado.

Parece mentira que pasara ya un año desde Irrational Man y aquel especial de Cinemanía en el que nos revisaban toooodos sus títulos, que no son pocos. Gran especial, por cierto, buen empolle cogí.

Así que, para celebrar que vuelve, le daremos algún que otro repaso a  la última etapa del tío Woody. Si la memoria no me falla, que es posible, el amigo tiene (contando sólo películas dirigidas) más de cuarenta títulos en su filmografía. Ya si nos ponemos a buscar sus apariciones como actor, etc. podemos volvernos locos para intentar verlas todas.

No obstante, no es ahí donde quiero ir a parar. Sino más allá. Las películas de Allen bien podrían ser un género en sí mismo. Pero no es sólo eso; es que dentro de su propia filmografía podríamos encontrar incluso subgéneros. Desde la locura absoluta de Coge el dinero y corre o Todo lo que quiso saber sobre el Sexo, pasando por genialidades como Manhattan y, sí, también alguna que otra difícil de ver, como pueda ser Interiores… o incluso Septiembre (algo en contra tenía que poner, me gusta su cine, pero la vena fan no me ha comido todavía la cabeza).

Pero a lo que iba, que me voy. Su última etapa. La que podríamos tildar quizás de más nostálgica. El gusto por la imagen, por la música (constante en esta y todas sus etapas). Sus últimas películas demuestran que no es necesario buscar un estilo enrevesado para llegar al público. Lo que no suma, resta. Y esto lo sabe muy bien el director. Aquí tenemos un pequeño recopilatorio de las mejores películas de Woody Allen (reitero que de la última etapa).

Match Point.

La eterna Match Point y su partida de ping-pong. Siempre con el factor
suerte. Allen plantea una batalla entre la ética y el azar. ¿Es más importante el cómo actuemos o sólo la suerte que nos depara? 

Magia a la luz de la Luna.

¿Existe la magia? ¿Son más inocentes los que creen en ella, o los escépticos crónicos? Un escéptico mago, interpretado por Colin Firth se embarca en la aventura de desenmascarar a una supuesta vidente (Emma Stone). ¿El resultado? Una comedia ligera, con algunos toques de magia.

Medianoche en París

Me va a costar tener cierta distancia para hablar de este título. Trasmite la misma ilusión que lucía La Rosa Púrpura del Cairo, pero con un planteamiento totalmente diferente. Si te gusta escribir, o crear historias en cualquiera de sus modalidades, pasarás un rato mágico en el París de los años 20.

Blue Jasmine

Un canto del cisne absoluto. Juega con los contrastes entre la actual vida de la protagonista y  todo la que la llevó hasta donde está. Una gran dama venida a menos que ha de refugiarse en casa de su hermana. El delirio, el amor por otros tiempos mejores y, de nuevo, un gusto por la estética interesante. Totalmente recomendable.

Irrational Man

Irrational Man tiene como elemento clave los contrapuntos. Lo profundo de los pensamientos autodestructivos de un catedrático de filosofía en contraste con lo simple de  la vida real. Cómo una persona que (dicho feo) se aburre con su vida, puede llegar a comerse sola la cabeza hasta el punto de planear un asesinato. Me atrevería incluso a decir, como comentario, que pese a lo dramático de la situación, se adivina un punto de humor que roza lo esperpéntico. Algo  que recuerda a un Woody Allen más joven, al Woody de Bananas o Coge el dinero y corre.

Café Society

¡Ahh, misterio divino! Tendremos que esperar hasta finales de mes para saber qué nos depara la nueva película. Para más adelante, la crítica.

DC vs Marvel

Difícil, ¿eh? Yo tampoco soy capaz de decidirme por unos o por otros. Por eso es interesante hacer un post sobre esto.

No he podido evitarlo, menos estando Deadpool y Batman vs Superman en cartelera a la vez. Pero la verdad es que no seré ni la primera ni la última en plantear este tema. He encontrado igualmente pros y contras para analizar un poquito más la situación de la que estamos siendo espectadores.

Los PROS DEL TEAM MARVEL

  1. Dos palabras: X-Men y Vengadores.
  2. Un tono más ligero. En Marvel se lo están tomando con humor, y eso hace taquilla. Y si no que se lo digan a Deadpool.
  3. Superhéroes más humanos. Precisamente por ese tono ligero es más fácil identificarse con sus personajes. Parece que son más cercanos a nosotros.
  4. Modestia. No se le caen los anillos cuando hace una película más modesta. Antman es un ejemplo notable de esto. Sabe perfectamente que no es un Vengadores y se aprovecha de lo mismo para sacarse partido a sí misma.

Los CONTRAS DEL TEAM MARVEL

  1. Se le está acusando mucho de dárselo todo muy mascado a los espectadores para vender entradas.
  2. Dos palabras: Elektra y Daredevil (la película, no la serie).
  3. Se está dirigiendo más a un público mayoritario que DC.

Los PROS DEL TEAM DC

  1. El tono sobrio, sombrío de los personajes crea personajes mucho más épicos.
  2. Cuida más los detalles
  3. Mejores malos. Si tienes ojos en la cara no es difícil ver lo trabajados que están los villanos de DC.
  4. Una palabra: Nolan.
  5. Cuidan más aproximarse a los fans de los cómics que al público general.

Los CONTRAS DEL TEAM DC

  1. Aires de grandeza: a veces se pasan con el tono épico y la sobriedad
  2. Esto nos lleva al punto número dos: termina siendo difícil conectar con ella.
  3. Más palabrejas: Batman y Robin. ( Mr Freeze está de acuerdo con que la peli le dejó helado).

 

Y con el mezcladillo de los datos -conocidos por todos- que tenemos aquí, vamos al turrón. Partiendo del punto de vista de una persona a la que le gustan los dos frentes. ¿Por qué parece que si dices que Batman vs. Superman podría estar mejor vienen los fans locos de DC a decirte que te has Marvelizado? Por poner un ejemplo, claro.

Sí, vengo un poco a quejarme del pique (no del divertido -ese está bien donde está- sino el que va como con mala lechecilla) que hay entre algunos fans de los superhéroes. DC y Marvel van a tener pique de por sí, porque forma parte de su trabajo (y su buen dinero que cobran por eso, oye), pero al menos a los que disfrutamos viendo las películas, digo yo que no pasa nada por tener preferencias independientemente de la casa a la que pertenezca la cinta.

Vamos, que no hace falta que le tengas tirria a Marvel para que te guste DC y viceversa.  Seguramente me he dejado un montón de pros y contras de ambas, pero bueno, el mensaje que quería mandar, dentro de todo este rollo, es bastante sencillo. De todos modos, no me hagáis mucho caso, dicen que he visto muchas películas.